7 Comentarios

  1. 5

    Rosario

    El día 19 a mi madre la dieron de alta en el hospital. Llegamos a la residencia y la llevaron a enfermería pero no había calefacción. Pregunté a la JATA porque no había calefacción y me dijo que llevaban una semana que se había estropeado ,en su despacho si hay calefacción y en el resto de despachos. En la enfermería no. Es lamentable que mi madre tuviera que ponerla 3 mantas para que pudiera dormir y no congelarse de frío por su puesto dos mantas mías porque tocan a una manta por residente y me fui a casa con una impotencia y así sigo desde hace año y medio para mí es un suplicio tener que dejar a mi madre ahí pero no me queda más remedio. Yo trabajo y vivo sola. A diario los familiares de los residentes nos vamos con esta impotencia a casa es lamentable que en pleno siglo XXI nuestros mayores cuando más indefensos son tengan que pasar por estas situaciones.Mi madre está durmiendo en un cojín por supuesto de mi madre. Hay una serie de carencias cómo es la alimentación el aseo la hidratación y una serie de cosas que son básicas.

    Responder
  2. 4

    Rosario

    El día 19 a mi madre la dieron de alta en el hospital. Llegamos a la residencia y la llevaron a enfermería pero no había calefacción. Pregunté a la JATA porque no había calefacción y me dijo que llevaban una semana que se había estropeado ,en su despacho si hay calefacción y en el resto de despachos. En la enfermería no. Es lamentable que mi madre tuviera que ponerla 3 mantas para que pudiera dormir y no congelarse de frío por su puesto dos mantas mías porque tocan a una manta por residente y me fui a casa con una impotencia y así sigo desde hace año y medio para mí es un suplicio tener que dejar a mi madre ahí pero no me queda más remedio. Yo trabajo y vivo sola. A diario los familiares de los residentes nos vamos con esta impotencia a casa es lamentable que en pleno siglo XXI nuestros mayores cuando más indefensos son tengan que pasar por estas situaciones.Mi madre está durmiendo en un cojín por supuesto de mi madre. Hay una serie de carencias cómo es la alimentación el aseo la hidratación y una serie de cosas que son básicas.

    Responder
    1. 4.1

      Luisa

      En esas condiciones y dejas a tu madre en ese lugar ? Debería de darte vergüenza !

      Responder
      1. 4.1.1

        Ldm

        Hola Luisa
        El problema no es donde “dejes” a tu madre. Cada uno tiene unas limitaciones, y con el tren de vida que se lleva hoy en día, los familiares no tenemos tiempo para dedicar 24 horas a una persona dependiente. Otras veces los recursos económicos te impiden contratar a una persona que las cuide.
        Una de las mejores opciones es acogerte a “la ley de dependencia”, que desde hace muchos años, y según el nivel de dependecia se “ofrecen por ley y derecho” ayuda a estas personas dependiente y enfermas.
        La ley de dependencia es un sistema público (el cual te recomiendo te informes), y es la administración pública la responsable de cuidar y dar la calidad que se merecen estas personas.
        A mi, con todos los respetos, me parece que vergüenza debería darte a tí, responsabilizar a una persona, que desearía disponer de tiempo y recursos para cuidar su familiar, echarle “en cara” la ineptitud de una administración. Esta persona no debe sentir ninguna vergüenza de querer que su familiar este cuidado como una reina.

        Responder
  3. 3

    Ldm

    Tras mantener algún intercambio de opiniones con T.C.A.E. de la residencia de Alcorcón, aclarar que desde la plataforma SIEMPRE hemos abogado por la necesidad de ampliar el número de profesionales y se les ha apoyado en sus reivindicaciones. Es imposible personalizar en las notas de prensa y declaraciones, y sabemos que los profesionales en su generalidad, sacan el trabajo adelante. Pero en la celeridad de realizar su trabajo, en ocasiones se cometen errores, de los que a veces no son conscientes. Cuando se cita falta de aseo o errores en la dispensación de la medicación entre otros casos, es porque así ha sido y están soportados por reclamaciones debidamente tramitadas y justificadas. Ojalá no se produjese ni una ni dos. La plataforma de familiares considera que, los responsables de todas causas son la dirección de la residencia y la gerencia del AMAS. Y que, los empleados son usados de parapeto frente a las quejas de los familiares y que sufren ambos los daños colaterales de la mala gestión. Pero no olvidemos que las grandes víctimas son los residentes y su dignidad.

    Responder
  4. 2

    Aurora

    Las residencias están totalmente olvidadas en la Comunidad de Madrid. La de Alcorcon es un buen ejemplo, de q la quien privatizar y hacer negocio con ella. Y lo peor de todo esto es q repecurte en puestos de trabajo y sobretodo para el residente. En esta residencia, todas las plazas son de grado III. Es decir; q don asistidos y dependientes, di recortan personal, material, alimentación, etc…. Que calidad le queda a nuestros familiares residentes en esta residencia. No os podéis imaginar la impotencia q sentimos . Mientras los gerentes, directivos,etc…miran para otro lado. Claro, que si algún familiar suyo, tuviera q hacer uso de estas instituciones, otro gallo nos cantaría. Y hablo con conocimiento, ya q tengo a mis padres en dicha redidencia, totalmente dependientes.

    Responder
  5. 1

    LDM

    Como familiar, son incontables las reclamaciones que he realizado en todos esos aspectos. A día de hoy, la trabajadora social me ha informado, que las sillas geriátricas de los usuarios no cumplen con salud laboral (sillas que llevan incumpliendo el reglamente, por consiguiente, años¡¡¡¡). Ahora resulta que tales sillas, las van a “inutilizar” y quitar las ruedas, y serán reemplazadas por unas sillas multifuncionales que deberán pagar los propios usuarios¡¡¡¡¡¡ Es decir, que los propios técnicos en cuidados auxiliares, han estado trabajando con herramientas de trabajo que no cumplen con la norma (causando lesiones por esfuerzos a los empleados), sillas que proporcionaron en su día la gerencia, y que ahora no las reemplaza. Si los propios dependientes no compran la silla, no tendrán posibilidad de moverse por el interior de la residencia, no solo por sus familias, sino por los propios auxiliares. Una evidencia más, que las residencias públicas, no se hacen cargo del mantenimiento. Los usuarios dependientes, que pagan sus impuestos, ahora se ven avocados a su gestión como si fuese “una privada”. ¿esto es el copago? ¡¡esto es una vergüenza!! dentro de nada tendremos que llevar las sábanas y el papel higiénico. El problema es que esto es solo un pequeño grano, en una gran montaña de despropósitos de los gestores del A.M.A.S. y de la Comunidad de Madrid, y las personas mayores no tienen que perder su dignidad por la incompetencia de las administraciones y de su burocracia.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *